Tu farmacia en Arucas (Gran Canaria)
Visítanos
Camino del Matadero, 16
Llámanos
928 60 16 01
Escríbenos
info@farmacia-arucas.com
Horario
L-V, 09:00-13:30 / 16:30-20:00
Me han salido varices - Que son - Blog - Farmacia Sabater

Me han salido unas varices

Son una de las molestias más frecuentes que podemos experimentar en edad adulta y que rápidamente indicamos “Me han salido unas varices”

Pese a que normalmente están relacionadas con las mujeres, lo cierto es que pueden aparecer en cualquier persona. Sin depender del género o del sexo.

Si tuviéramos que definirlas de una manera breve y sencilla, podríamos entender las varices como un conjunto de dilataciones de gran tamaño en las venas que se producen a consecuencia de una mala circulación de la sangre. Por este motivo, cuando nos referimos a ellas, es importante que tengamos en cuenta que, en la mayoría de los casos, no revisten ningún tipo de gravedad. Son fácilmente subsanables a partir de una serie de consejos y la interiorización de unos hábitos de vida saludables.

Pese a que normalmente su aparición se relaciona con las piernas, lo cierto es que podemos sufrir de varices en muchas otras partes de nuestro cuerpo susceptible de presentar una mala circulación sanguínea.

¿Cómo se manifiestan las varices?

Tener varices no está relacionado con la exposición a ningún tipo de dolor. Sin embargo, es fácil darse cuenta de su aparición a consecuencia del impacto estético que suponen.

En la mayoría de los casos, incluso puede llegar a presentar una serie de problemas estéticos gracias que nos hacen todavía más llamativas.

¿Cuántos tipos de varices existen?

Podemos llegar a identificar hasta dos tipos de várices, dependiendo del la naturaleza de las mismas.

  • Varices superficiales: Las varices superficiales son el tipo de variz más frecuente que podemos encontrar en el cuerpo. Es bastante habitual que, en algún momento u otro de nuestra vida, este tipo de varices haga acto de presencia. Cuando son de este tipo, también pueden adoptar el nombre de arañas vasculares, que son el tipo de variz más pequeño y no presentan ningún tipo de molestia más allá de lo meramente estético.


Si sufrimos de ellas, no debemos de prestarle más atención de la debida. Alguna crema que nos permita favorecer la circulación de la sangre, unido al estilo de vida saludable, puede ser más que suficiente para que comiencen a desaparecer de nuestro cuerpo de manera paulatina.

  • Varices tronculares: Es el tipo de variz que, pese a no ser el más frecuente, es el que más atención necesita. Cuando tenemos esta patología, debemos acudir a nuestro médico de confianza para que nos aconseje qué es lo que nos podemos tomar y poner en las afectadas, con el fin de disminuir su impacto y su visibilidad.

Cuando tenemos este tipo de variz, lo normal será que presenten unas protuberancias. De manera que son perfectamente palpables con los dedos.

¿Cómo puedo tratar las varices?

El tratamiento de las varices está muy relacionado a la adquisición e interiorización de unos hábitos de vida saludables. Una vida sana y equilibrada, ejercicio físico regular y un buen calzado son tres de los factores que pueden ayudar a que nuestro cuerpo aumente su capacidad para favorecer la circulación de la sangre.

Especialmente si estamos acostumbrados a estar muchas horas de pie, o tenemos un estilo de vida que nos impide tener una dieta controlada, lo normal será que hagan acto de presencia antes o después. Uno de los remedios más utilizados para aliviar los problemas relacionados con las narices, así como retrasar su aparición, pueden ser las mallas de compresión.

Las duchas de contrastes, de agua fría y caliente, también puede ayudar a la circulación de nuestro cuerpo. De esta manera, conseguiremos la disminución de todos los efectos que producen las varices de nuestras piernas.

Resumiendo, como puedes comprobar, tener varices no está relacionado con ningún problema de salud grave. Sin embargo, es conveniente tratarlas de la manera más rápida y eficaz con el fin minimizar sus resultados y favorecer la salud de nuestras piernas.

Mi garganta me duele cuando trago - Blog - Farmacia Sabater

Mi garganta me duele cuando trago. ¿Qué me puedo tomar?

Muchas veces hemos oído o escuchado la frase “Mi garganta me duele cuando trago. ¿Qué me puedo tomar?”

El dolor de garganta es una de las mayores patologías que todos hemos sufrido alguna vez en nuestra vida. Sus efectos son muy diversos, sin embargo, atajar esta molestia es más fácil de lo que te piensas.

Cuando hablamos de molestia y no de dolor nos referimos a que no es una patología que te impida realizar tu vida normal. sin embargo sí que es cierto que los dolores de garganta pueden causar importantes trastornos alimenticios, por lo que nos puede costar comer.

Las causas de dolores de garganta, como ya hemos comentado, pueden ser muy diversas. Sin embargo, suelen ser especialmente propensas todas aquellas personas que tienen trabajos y oficios en los que tienen que hablar mucho, como pueden ser los profesores, o en los que se gritar en exceso, cómo pueden ser los entrenadores de fútbol o de baloncesto. En ambos casos, lo cierto es que debe de saber que el dolor de garganta se puede ir con unos cuidados con los que maximizar la salud de nuestro organismo.

SI sufres de dolor de garganta, y no sabes cómo quitártelo, a continuación te dejamos las mejores herramientas para aliviar tu problema.

¿Por qué se produce el dolor de garganta?

Pese a que el dolor de garganta puede verte a multitud de factores, a continuación te damos a detectar los principales factores que pueden convertir el dolor de garganta en uno de sus principales problemas de la sociedad moderna.

El primero de ellos es el que hace referencia a las temperaturas en invierno. Cuando los grados del mercurio comienzan a bajar, el dolor de garganta puede hacer su aparición.

Lo más habitual es que el dolor de garganta vaya acompañado de tos, estornudos o, incluso, una fiebre derivada de el picor y la inflamación.

Una inflamación de las amígdalas, también puede causar la aparición de un importante dolor de garganta. Y, normalmente, es uno de los dolores de los que más cuesta deshacerse.

En último lugar, debes de saber que el alcohol o el tabaco también pueden acarrear importantes dolores de garganta. En este caso, lo mejor es que dejemos de fumar o beber durante un tiempo indeterminado, hasta que nuestra garganta presente mejores síntomas.

En la mayoría de los casos, con un par de días es más que suficiente para que no está garganta comienzo anotar una severa mejoría. sin embargo, en los casos en los que a raíz de beber o de fumar el dolor de garganta no remite, lo más aconsejable es que acudas al médico de confianza para que nos haga una exploración.

Es importante conozcamos que tanto el tabaco como el alcohol son dos causas principales de que aparezca un importante dolor.

¿Cómo aliviar el dolor de garganta?

Antiinflamatorios

En la mayor parte de los casos, un dolor de garganta se debe a una inflamación de las amígdalas como de la garganta como tal. Por ello un antiinflamatorio es más que suficiente para paliar esta molestia. Pese a que su toma depende de las recomendaciones de un doctor, debes de saber que no debes de abusar. Con, no más, de una toma cada 8 horas.

En los casos en los que me con el antiinflamatorio se reduzca el dolor de garganta, es conveniente que consultes a tu farmacéutico de confianza.

Medicamentos en forma de pastillas

Si los antiinflamatorios no te funcionan, debe saber que existen medicamentos en forma de pastillas para chupar que tienen un importante impacto en nuestra garganta. La mayoría de ellos están en una anestesia con la que minimizar los efectos del dolor de garganta.

Remedios naturales

En tercer lugar, los remedios naturales son una de las mejores formas de aliviar el dolor de garganta. En cualquier farmacia Pueden indicarnos cuáles son los mejores principios activos para solucionar el dolor de garganta.

Pese a que, como hemos visto, no reviste de ningún tipo de gravedad, el dolor de garganta es una de las principales patologías que podemos sufrir en nuestro día a día.  Sin embargo, no conviene darle más importancia de la debida. Con unos cuantos cuidados podremos garantizar su correcto desarrollo.